Nuestras mascotas, como nosotros, sienten y reaccionan a lo que sienten. Tenemos la misma naturaleza.

A veces lo vemos desganado, o excesivamente activo. En otras inapetentes o demandantes. Es que ellos también tienen su corazoncito que reacciona.

Lo primero que debemos hacer cuando hay un comportamiento no habitual en nuestra mascota es llevarlo al veterinario. Pero también, podemos efectuar una consulta con un terapeuta floral. El ayudará al tratamiento veterinario estudiando el entorno y las circunstancias en que se produzco el cambio de actitud del animal.

En base a ello y a la charla con sus dueños podrá identificar el problema emocional que causa esa nueva conducta elaborando un compuesto de flores que prescribirá a la mascota.

Las flores de Bach son totalmente naturales no interfiriendo en el tratamiento dado por el veterinario. Armonizarán y sanarán a nuestra mascota.

Recuerde: NO AUTOMEDIQUE A SU MASCOTA.